Saltar al contenido

Riesgos de un tanque estacionario de Gas LP

tanque-estacionario
Comparte en tus redes

En este artículo hablaremos sobre los riesgos de un tanque estacionario de gas, riesgos a los que están expuestos frecuentemente, en su gran mayoría debido a descuidos o ignorancia de parte de los usuarios.

Un tanque de gas de 300 litros cuyo peso aproximado es de 230 kilos estando lleno, si está instalado en la azotea está expuesto a sufrir eventualidades como vientos causados por huracanes o fuertes tormentas, además de temblores, si vives en una región con actividad sísmica; esto puede ocasionar que el tanque se caiga.

Otra situación de riesgo para un tanque estacionario ubicado en la orilla de una azotea es al realizar una mala maniobra puede golpear el tanque y derribarlo. Esto es algo a tomar en cuenta, tratar de evitar poner los tanques en las orillas de las azoteas, si no es posible colocarlo en otro lugar será indispensable lo fijes al piso para evitar que se pueda caer.

Tanques mal soportados

Es muy común ver tanques instalados en azoteas con inclinación, en ocasiones únicamente lo nivelan con una pequeña base, pero no siempre es así, aún nivelándolo no deja de representar un riesgo.

riesgos-de-un-tanque-estacionario-de-gas

Otra situación que se encuentra es la colocación de tanques estacionarios en bases metálicas a varios metros de altura y no están sujetos a la base, con lo que podrían caer fácilmente.

Tanques con combustibles alrededor

No es raro ver que cerca de donde se tiene instalado el tanque de gas existan a su alrededor objetos como madera, plásticos o basura, representado un riesgo de que esos objetos puedan prenderse y transmitirle calor al tanque al estar cerca y de esta manera el tanque podría abrirse.

Riesgos de golpes o fácil acceso a él

Si bien los tanques estacionarios comúnmente pueden estar instalados en las azoteas, también se encuentran en áreas de fácil acceso como la planta baja en edificios de departamentos donde pueden ser golpeados por un auto al estacionarse.

En el menor de los casos, sólo resulta en el golpe pero derivado de este, puede abrirlo o desconectarlo de las tuberías a las que esté conectado y provocar una fuga.

tanque-estacionario-mal-instalado

Otro riesgo latente si se tienen los tanques en un área de fácil acceso, es que un niño al estar jugando pueda subirse y de igual manera provocar que se desconecte.

Instalaciones eléctricas cercanas al tanque

Es muy importante proteger los tanques de instalaciones eléctricas o incluso de transformadores de alta tensión, no debería ser común que una instalación eléctrica esté cerca de un tanque de gas, pero lo es y se debe evitar.

LEER  ¿Cómo saber si debo reemplazar el tanque estacionario?

Una instalación eléctrica improvisada o mal hecha puede provocar un corto circuito y estando cerca de un tanque estacionario sería muy peligroso.

Distancia entre tanques

Existen normas que dictan la distancia entre un tanque y otro que es de por lo menos un metro, pero, se dan casos, sobre todo en edificios de departamentos en los que los tanques estacionarios se encuentran demasiado juntos y a una distancia menor a la recomendada.

riesgos-de-un-tanque-estacionario-de-gas

También se debe considerar una distancia alrededor de tu tanque, esto es, que esté libre tanto de muros como de otros objetos, de esta manera, podrás revisarlo completamente si tiene partes desgastadas o incluso para poder pintarlo y darle mantenimiento.

Riesgos por corrosión en los tanques

Hemos llegado a el verdadero problema de los tanques estacionarios, la corrosión, esto es únicamente provocado por la desatención por parte de los usuarios, si nunca le das el mantenimiento adecuado seguramente sufrirá daños por la corrosión provocada por la oxidación.

Dependiendo del grado de corrosión que tenga tu tanque puede superficial o puede estar ya en un nivel de pérdida y desgaste del metal, lo que provoca que ya no pueda ser utilizado y sea necesario reemplazarlo.

riesgos-por-corrosion-en-tanques-estacionarios

Tiempo de vida de un tanque

Es muy difícil poder determinar un tiempo de vida de un tanque para que este sea reemplazado, dependiendo de la calidad y el fabricante el tiempo variará.

Puede haber tanques que duren más de 30 años, pero todo depende de las condiciones en las que se utilizó y los cuidados que se le hayan dado. Lo que a fin de cuentas determinará si se debe cambiar o no son precisamente las condiciones en las que se encuentre independientemente del tiempo que tenga en funcionamiento.

Riesgos al comprar tanques usados

En estos casos no se sabe en qué condiciones estuvo el tanque estacionario que estás comprando o si se le dio el correcto mantenimiento, además que se les pueden alterar las placas de los datos de fabricación del tanque. En estas placas se indican bajo que normas fueron fabricados.

Podría interesarte